lunes, 16 de enero de 2012

VIVIR COMO SI ACABÁSEMOS DE REGRESAR


-->
Maldigo mis deseos cumplidos y más los que nunca se cumplieron. Los primeros me enseñaron que la felicidad no existe; los segundos me engañaron para seguir buscándola.
Nos vamos quedando solos en un mundo donde el dinero es la medida de todas las cosas.
Malgastamos nuestra respiración y nuestros latidos, y pagamos con tiempo nuestro derecho a ser quienes somos.
Algún día, la enfermedad nos vendrá como un bálsamo y cerraremos los ojos para regresar a casa. Entonces, en ese más allá, cuanto hayamos sufrido en nuestras vidas nos parecerá una bagatela.
No hay que vivir como si hoy fuese el último día de nuestras vidas, sino como si acabásemos de regresar de la muerte.

Ricardo García Nieto.